sábado, 26 de noviembre de 2016

Reseña: "Fluyan mis lágrimas, dijo el policía"

¡Fluyan mis lágrimas, caídas de sus manantiales!

Me siento frente al teclado, de fondo suena la radio; "Money" de Pink Floyd, y me doy cuenta de que no sé muy bien por dónde empezar. ¿Puedo acaso abarcar con unas pocas palabras todo lo que plantea, y me ha planteado la obra?... No lo creo, pero no intentarlo sería, desde el principio, no hacerlo.



"Fluyan mis lágrimas, dijo el policía", es una novela de ciencia-ficción de Philip K. Dick, ambientada, en un futuro 1988. Digo futuro, puesto que lo era en el momento de su publicación (1974), y al no haber sucedido, sigue siendo, un posible futuro. En él vive Jason Taverner, un seis; un ser humano mejorado genéticamente y, gracias a su carrera como cantante y presentador de televisión, toda una celebridad. Pero su placentera existencia se ve seriamente amenazada al perder sus documentos de identidad y desaparecer todo dato o registro sobre su persona, e incluso los recuerdos que de él tuviera cualquier persona. La tragedia no termina ahí, puesto que, al no tener identidad, está condenado de por vida a un campo de trabajo.

Al poco de comenzar a leer, me sumergí en un total estado de desorientación; me encontraba tan perdido como el pobre Jason. No era capaz de discernir qué había podido pasar ni por qué estaba pasando, y necesitaba seguir leyendo, necesitaba saber la verdad, ya que a medida que iba recibiendo información, se me hacía más y más imposible crear una explicación para la trama. La ambientación; unos Estados Unidos convertidos en un estado policial, donde los estudiantes y los profesores son fugitivos recluidos en los campus y los pols y los nacs (policía y guardia nacional) son cuasiomnipresentes. Esto, transmitía una sensación constante de agobio, pena e inseguridad. Una sociedad con muy pocos reparos, compuesta por personas cegadas con sus ambiciones y placeres.

Los secundarios, discurren rápidamente a medida que avanza la novela, no hay ninguno que diga una sola frase que sobre. En mi opinión, los mejores detalles residen en los personajes, y, sobre todo en las decisiones que toman, totalmente emocionales y repentinas. Ésto es algo que me ha sorprendido mucho, normalmente en cualquier libro, se toman decisiones más o menos lógicas, normalmente predecibles. Pero aquí no, porque las personas son así, instintivas y sentimentales.

La situación social, las cosas que han pasado, e incluso la tecnología y drogas consumidas, no se suelen explicar, directamente van apareciendo, desde el primer momento como algo ya integrado, no hay casi explicaciones como en otras novelas del género, Philip K. Dick tenía una realidad dentro de su cabeza, y simplemente la plasmó, y hay que estar alerta para poder esclarecer todas las preguntas y dudas que van surgiendo, y aún así habrá muchas cosas que no profundizaremos.

Ya para concluir, me gustaría decir que la novela me ha fascinado. Me enganchó desde el principio hasta el final; las bajezas de los personajes y sus comportamientos me han dado mucho que pensar, y mucho que temer; temer al desarrollo de nuestra sociedad. Quisiera mencionar que es la primera novela que leo del autor, y siendo la ciencia-ficción y las distopías mi género favorito, y viendo la cantidad de novelas suyas que tengo todavía por descubrir, sólo puedo dar las gracias a los que me lo recomendásteis. La siguiente suya con la que me haré será con: "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" a la cual le tengo muchas, muchas ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada