lunes, 26 de junio de 2017

Wonder Woman de Brian Azzarello 1 de 10 (Coleccionable semanal #1) [RESEÑA]

Desde ECC, debieron preveer el éxito de la película de Wonder Woman, ya que desde hace un tiempo, no paran de bombardearnos con más y más novedades de la amazona; crearon su línea de Grandes Autores, con nombres tan potentes como George Perez, Greg Rucka, John Byrne... trajeron one-shots como La Verdadera Amazona de Jill Thompson, el Wonder Woman Especial, diversos Elseworlds, o la continuación de la etapa de Perez en La Guerra de los Dioses.

Pero a la editorial no le debió de parecer suficiente y se embarcaron en otra aventura; la publicación del primer coleccionable de Wonder Woman. Este coleccionable, se compone de 10 entregas que recopilan de manera íntegra la etapa de Brian Azzarello en la serie regular de Wonder Woman (Nuevos 52). A mí, desde luego, me han convencido y estoy comprando las entregas según van saliendo cada semana.

Por este motivo, he decidido darle un poco de vitalidad al blog de nuevo, y reseñar, cada entrega del coleccionable, para ver si me parece que esta aclamada etapa está a la altura de lo que se dice de ella o no.

El primer número contiene Secret Origins #6 y Wonder Woman #0-2


Lo primero que me gustaría comentar es que la correspondencia americana ha sido motivo de polémica, ya que desde ECC han optado por un orden puramente cronológico, insertando el Secret Origins #6 y el Wonder Woman #0 antes de la serie regular, mientras que algunos preferían que se hubieran incluido según su orden de publicación, ya que el Wonder Woman #0, originalmente se publicó entre los números #12 y #13 de la colección.

Yo por mi parte, he decidido confiar en el criterio de ECC, y he leído ambos números según vienen en el coleccionable. 

Tanto el Secret Origins #6 como el Wonder Woman #0 nos llevan a la infancia de Diana. Nos muestran cómo fue su entrenamiento y cómo era su relación con el resto de amazonas. Estos cómics, están tratados desde una perspectiva más clásica, intentando imitar las formas en cuanto a historia y diálogos de la Golden y la Silver Age. Un experimento que cuanto menos resulta curioso. Nos dan pinceladas del carácter de Wonder Woman y sus motivaciones, con bastante influencia de la mitología griega, tratada de una manera alejada de lo convencional. Lo más importante, es que aquí se nos cuenta cuál es el verdadero origen de Wonder Woman y su creación, bastante alejado del que ella misma cree que es.

Tras este primer acercamiento, ya nos podemos sumergir de lleno en la etapa. Para mi sorpresa, el tono de la serie se aleja de lo planteado en los dos números anteriores, con un estilo más moderno y directo que nos arroja a la acción de manera inmediata. En un principio, estaba un tanto confundido en cuanto a los personajes, pero según avanza la lectura, todos son presentados, y es imposible no llevarse alguna sorpresa, ya que Azzarello, y el artista Cliff Chiang, se dedican a rediseñar el Olimpo clásico con una estética rompedora y potente.

La trama, nos presenta a Zola, una joven que Hera quiere asesinar, ya que lleva en su vientre un hijo de Zeus; marido de Hera. Por suerte para ella, cuenta con dos guardianes; Hermes (tiene pinta de que va a ser mi personaje favorito de esta etapa) y Wonder Woman. La historia no se queda en la simple acción, sino que ya se plantea una especie de conspiración en la que vemos que van a estar implicados muchos frentes distintos. Desde luego, los dioses no son tan benévolos como nos quieren hacer creer.

En cuanto al apartado artístico, contamos con un excepcional Cliff Chiang en todos los números excepto el Wonder Woman #0, del que se encarga Goran Sudzuka, cuyo dibujo puede rivalizar perfectamente con el de Chiang. Ambos estilos me resultan súper atractivos ya que con trazos más rectos y afilados de lo normal consiguen un dibujo que siendo bastante sencillo consigue transmitir un nivel de detalle muy amplio. Para mí, el dibujo de Chiang aquí está por encima del que realiza actualmente en Paper Girls. En cuanto al color, el encargado es Matt Wilson que refuerza los dibujos con mucho acierto y le da coherencia estética a la serie. 


Algo que se agradece bastante es que se incluyen, a modo de extras, una serie de bocetos del diseño de personajes de Cliff Chiang; siempre es interesante ver cómo los ha planteado el artísta y las fases por las que han pasado hasta llegar a la versión definitiva.

¿Qué me ha parecido?

He de reconocer, que al principio, leyendo los dos primeros números, estaba un poco asustado. Eran cómics entretenidos, pero les faltaba fondo y forma, venía con las expectativas altas y me encontraba ante unos cómics que a nivel de historia no eran nada del otro mundo. Por suerte, al empezar la serie este sentimiento ha comenzado a desaparecer, el tono cambia totalmente y deriva hacia algo que engancha y te hace estar atento, espero que los siguientes números estén, como mínimo, al mismo nivel.

Si me obligaran a puntuar, le pondría un 7/10, siendo los responsables de que baje la calificación los dos números iniciales.

Ahora, antes de cerrar la entrada, me gustaría hablar un poco de la edición. Esta es ya la tercera vez que se edita esta etapa, desde que saliera publicada en 2011, lo que es un hecho realmente sorprendente. Las dos anteriores ediciones fueron 9 tomos en rústica, que recopilaban el material según iba saliendo en América, y una segunda edición más cuidada que completaba la serie en 6 tomos en cartoné.

El coleccionable, reunirá esta etapa en 10 tomos, que contendrán una media de 4 números americanos. Con un diseño cuidado y encuadernación en cartoné, será la edición ideal para muchos. Yo, por mi parte, habría preferido que se publicara en rústica, y así el precio podría haber bajado quizá un par de euros, aparte de que es un poco triste ver que las tapas abultan tanto como las páginas. Normalmente, las páginas vienen pegadas entre ellas, y aunque se separan con relativa facilidad, hacen un poco incómoda la primera lectura. Una cosa que me ha gustado es que los lomos formen una imagen. En cuanto a precio, sale más barata que las dos anteriores, ya que tras un primer tomo a precio promocional (4.95€), todos los tomos valen 7.95€, o lo que es lo mismo, sobre 2€ el número americano, lo mismo que costaría publicada en grapas sencillas, por lo que es un precio que no es barato, ya que siendo la tercera edición y en formato coleccionable debería valer menos que el precio que tienen las grapas estándar, pero debido yo creo, a la encuadernación en cartoné que no era necesaria, se ha quedado en un precio que por lo menos es asequible. 

Imagen que forman los lomos de la colección


En definitiva, creo que es un producto muy bien planteado; precio asequible, diseño apetecible, un número de entregas no excesivamente grande y que recopila una etapa de renombre de unos autores concretos y que sirve como perfecto acercamiento al personaje, ya que en mi caso,que sólo había leído la Wonder Woman de Heinberg, y el personaje no me atraía casi nada, ha conseguido mantenerme en vilo, hacerme sentir cómodo y sobre todo, dejarme con ganas de más. Así que si estás dudando, creo que deberías darle una oportunidad aunque sólo sea a este primer tomo.



martes, 11 de abril de 2017

Los Nuevos Titanes: El Contrato de Judas [RESEÑA]

Correspondencia americana: The New Teen Titans #39-40, Tales of the New Titans #41-44 y Annual #3.

Acercarse a un clásico del cómic, es algo que personalmente me suele dar miedo. Sí, es cierto que si tiene el calificativo de "clásico", es porque su calidad ha sido contrastada por numerosos aficionados, pero por otro lado, los cómics, al igual que las personas, envejecen; y como nos pasa a nosotros, el tiempo pasa por unos mejor que por otros, y lo que en su momento pudo suponer un hito, hoy en día se ve desfasado e incluso infantil.

Así que con todo el miedo del mundo, me puse a leer Los Nuevos Titanes: El Contrato de Judas, gracias a su reciente reedición en la Colección de Novelas Gráficas DC Cómics, de Salvat/ECC.

En un principio, la trama arrastraba hilos de historias anteriores y no parecía nada del otro mundo; un cómic entretenido, del montón, que no me aportaba nada pero se dejaba leer, pero no sé en qué momento, la tortilla da la vuelta, y estoy enganchado totalmente.

Seguramente, la culpa sea de Terra. Terra es, un personaje flipante. Es fría, es egoísta, es cruel y es una sociópata; pero lo mejor de todo, es que los autores no lo esconden ni lo disimulan, la muestran tal y como es, y no se cortan a la hora de enseñarnos que, pese a tener 16 años, fuma y mantiene relaciones con un adulto, pudiendo ser esto un blanco de críticas, ya que la serie tenía un target principalmente adolescente/joven.

Pero si la culpa no es de Terra, entonces es de Deathstroke. Yo llegué a este cómic como recomendación ya que quería leer algo de este personaje, y creo que es todo un acierto, puesto que es el eje de toda la historia, y más allá de su gran apariencia estética (porque un tío con perilla, parche, armadura y espada es imposible que no mole) se revela que su carácter y motivaciones puede que sean lo más atractivo de Slade Wilson.

Y si tampoco es de Deathstroke, entonces seguro que los responsables son los Nuevos Titanes, del primero al último, porque aunque no lleguemos a conocer a algunos demasiado, entre todos constituyen una entidad llena de fuerza; Robin, Kid Flash, Raven, Donna Troy, Starfire, Ciborg y Changeling; como las piezas de un puzzle, todos son distintos, pero encajan a la perfección para mostrarnos algo más grande que ellos solos. Una dinámica de grupo perfecta, donde se ve muy bien qué lugar ocupa cada uno, y qué relaciones se dan entre ellos.

Pero no, los personajes no son lo único bueno que tiene el cómic. La historia en sí es altamente disfrutable, con un cariz dulce de fondo, nos muestra lo peor y lo mejor de cada uno. Te engancha y te lleva sin respiro de una situación a otra, sin concesiones ni paradas. Puede que los diálogos y los cuadros de texto pequen de excesivos en algún momento, falta achacable sin lugar a dudas, a los años que tiene la historia, pero aún así no es algo que se haga pesado como en otras ocasiones y se reduce a situaciones puntuales.

Si a los guiones teníamos al que llegara a ser editor jefe de Marvel; Marv Wolfman, a los lápices, tenemos al celebérrimo George Pérez, conocido por su capacidad para meter infinitos personajes en cualquier viñeta, por lo que un cómic de grupo es un trabajo que le viene como anillo al dedo. Formalmente y en cuanto a narrativa es un dibujante correctísimo, y respecto a su estilo, con su dibujo de contornos, de formas redondeadas y suaves, es complicado que no guste, personalmente, me ha parecido el dibujante ideal para esta historia, y su arte ha sido la compañía perfecta para los buenos ratos que he pasado con esta lectura.

Tras haberlo leído, creo que es una manera ideal de meterse en el Universo DC o en el de los Nuevos Titanes, aunque no sepas nada de ellos (como era mi caso), puedes seguir perfectamente la lectura, que te enganchará, y al final acabarás familiarizado, aunque sólo sea un poco, con todos los personajes que aquí aparecen.

Por cierto, el título de la obra... excepcional.

Los cómics envejecen, pero a este los años le han sentado muy bien.

8/10



Para leerlo en castellano, hay distintas opciones;


Ésta última ha sido la manera en que la he leído yo, creo que es la más fácil, cómoda y asequible de hacerlo, además viene con The Brave and the Bold #54 (1964), la primera historia protagonizada por un equipo de sidekicks (Robin, Kid Flash y Aqualad), que como curiosidad está bastante bien.